Como parte de la primera etapa se demolieron tres secciones completas. Allí ahora hay un espacio verde y una galería de circulación. En el transcurso de este año se continuará con la renovación de más secciones que hoy están en riesgo. También se colocarán 12 cámaras de videovigilancia y se pondrá nueva iluminación.

La Municipalidad continúa con las obras contempladas en el plan integral de acondicionamiento del Cementerio. Se terminó con la primera etapa que consistió en la demolición total de las secciones 119, 120 y 125, y parcial de la 136, dando lugar a un nuevo espacio abierto y la transformación de la sección de nichos remanente en una galería. Vale recordar que este sector quedó desafectado desde el derrumbe de la sección 126 en 2015.

Con esta intervención -que se hizo durante estos meses en el marco de una licitación pública-, el sur del Cementerio Municipal cambia su fisonomía notablemente dando lugar a un espacio verde y una mejora para las secciones contiguas, las cuales se rehabilitaron para realizar traslados de nichos de otros edificios a reformar o demoler en el futuro próximo. Ahora se dispone de más de 130 espacios para mudar la sección 53.

Se destaca el compromiso del personal del Cementerio Municipal para llevar esta obra adelante, ya que se debieron desocupar más de 70 nichos, limpiar las secciones completamente, notificar a los titulares de nichos al día, todo con las limitaciones propias por la pandemia.

Próximos pasos

Esta obra se enmarca en la planificación prevista para finalizar el riesgo edilicio en el Cementerio Municipal, donde se seguirá con la Sección 53, la cual ya se encuentra en proceso de desocupación del edificio. Posteriormente, se iniciará la desocupación de las Secciones 133, 134 y 135,  y paralelamente se pretende reformar el sector suroeste, el cual se encuentra en un avanzado grado de desocupación.

Para este 2021 también se prevén intervenciones para mejorar los edificios más importantes como la impermeabilización de las cubiertas, reposición de cielorrasos, provisión nueva de agua y cambio de vidrios, de las secciones 144, 150 y 87, las cuales sufren problemas históricos. 

Asimismo, ya se iniciaron gestiones para dotar de 12 nuevas cámaras de seguridad dentro del cementerio, las cuales se esperan inaugurar en los próximos meses junto a una primera etapa de iluminación que ya comenzó con personal propio.

En coordinación con las demás áreas de la Secretaría de Obras y Espacio Público, se realizaron distintos trabajos, como la poda de ejemplares de eucaliptus secos de gran porte, los cuales significaban un peligro y además se plantaron nuevos.

También está en desarrollo el proyecto de restauración y puesta en valor de la Sección Especial, patrimonio edilicio de la necrópolis municipal y de la ciudad. Allí se va a intervenir el sector para recuperar los nichos. Además, se va a intervenir la zona norte del Cementerio donde se dejará la playa de estacionamiento, con una parte que se destinará a una plaza.

Foto 1: A raíz de la demolición surge una nueva área de espacio verde, que da continuidad al existente.

Foto 2: La galería de la Sección 136 más abierta. Ese sector quedó habilitado para trasladar nichos de otros edificios a reformar.